La petita/pequeña Costa Brava

Los orígenes del turismo en la Costa Brava están vinculados a la presencia de playas y calas de indudable belleza. A vista de pájaro, la península del Cap de Creus, el Castell de Montgrí, Sant Pere Pescador, Pals entre otros corresponden a un relieve de características agrícolas y propiedad de la misma tierra.

A partir de la década de los 70, como en tantos otros espacios turísticos del Mediterráneo español, se desencadenó el fenómeno de la segunda residencia. La proximidad del Área Metropolitana de Barcelona a la Costa Brava ha propiciado el protagonismo del turismo residencial que representa más de las tres cuartas partes de las plazas turísticas en este ámbito.

“La Costa Brava que propugnamos ha de ser una costa arraigada en su propia historia y recobradora de los valores más auténticos del pasado: ordenadora de los errores y superadora de las limitaciones del presente, y orientada hacia la construcción de un futuro que asegure la salvación, la conservación y potenciación de su espacio físico, económico, cultural y social al servicios de los hombres que la habitan.

Este fragmento tuvo lugar en 1976, en el Debate Costa Brava de la oposición ante el modelo turístico.

Tranquilidad es lo que nos viene en mente cuando hablamos de la Costa Brava. Calma, relax, sin estrés, nada de agobio. Pues olvídate de esto si pretendes ir a la Costa Brava en tus merecidas vacaciones de verano. Si lo haces… ¡errooooooooooooor!, te vas a mosquear con todo el mundo, será imposible aparcar tu coche en cualquier lado, vas a tener que dar mil vueltas para encontrar parking, tendrás que hacer colas y más colas para llegar al destino o esperar media hora para pedir una simple cerveza. Toda una masa de turistas compartiendo la misma parte de playa, las toallas de desconocidos a tu lado o casi encima de ti. Así, sin más.

No todo es como el anuncio de Estrella Damm señores.

Debemos reivindicar el mito ilustrado del viaje, ser conscientes del consumismo, e intentar mantener la autenticidad del lugar así como evitar las formulas turísticas estandarizadas.

Para finalizar, dejadme decir lo bonito que es, sin duda, la Costa Brava. Cuidémosla.

Si lees este comentario y crees que no tengo razón, significa que habrás acertado al elegir tus vacaciones. Felicidades.

Comparto un enlace de una canción que compuso un grupo de músicos de Palafugell, els Cremats, sobre la pequeña Costa Brava.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s