Morriña del norte

El tiempo no se detiene. Pasan los años, los días, las horas y todo sigue igual. Siento morriña por todo lo dejado atrás, por mi tierra y mi lugar.